lunes, 10 de enero de 2011

Curiosidades del mundo antiguo: el ascensor de Nerón

Este moderno e imprescindible artilugio mecánico, el ascensor, en realidad no es producto de la ingeniería actual. Nada más lejos. Ya en tiempos remotos se utilizaba, siendo explicada su construcción e utilización en el mundo griego por el gran Arquímedes y en Roma por el arquitecto Vitrubio (quedan aún restos arqueológicos que demuestran la existencia de estos ascensores).

Su origen se remonta a la minería por motivos puramente prácticos. Para conectar las galerías subterráneas con los pozos de conducción hacia el exterior se utilizaban canastas más o menos elaboradas, de variado tamaño y calidad, que unidas con cuerdas de cáñamo y ayudadas de poleas, empleaban como fuerza motriz el esfuerzo de los esclavos. Con estos ascensores primitivos se subían tanto los minerales como a los hombres empleados en el trabajo. Igualmente, se utilizaban en la construcción de edificios para poder elevar grandes cargas y materiales para la edificación. Se utilizaban también aunque muy primitivos en las canteras de Siracusa, las cuales eran una gran prisión.

De momento, tenemos un ascensor realmente básico… hasta Nerón. Tras el incendio de Roma durante su principado, este emperador hace edificar la gran Domus Aurea, una gran obra que incluía desde palacios hasta un lago (lugar que posteriormente sirvió para edificar el conocido Coliseo, o más correctamente, Anfiteatro Flavio).

La Domus Aurea fue la ególatra y magnífica materialización de las excentricidades de Nerón, y entre ellas estaba su ascensor. La cabina estaba fabricada en madera de sándalo, madera perfumada de gran calidad y precio, estando ricamente decorada. Encajonada en un habitáculo con capacidad para dos o tres personas. Fuertes cables se encargaban de su elevación, así como poleas y un cabrestante, moviéndose entre cuatro carriles macizos. Incluso disponía de un sistema de seguridad, sencillo pero efectivo (Nerón siempre temía un sabotaje del ascensor). Se trataba de un cojín de cuero de más de un metro de espesor en la parte inferior de la caja del ascensor. Además, las paredes de la parte baja de esta caja se estrechaban gradualmente, parando el ascensor sin gran violencia si fallaban los cables. Para su elevación se disponían cuatro esclavos en muy buena forma, ya que tenían que salvar una altura que podía superar los veinte metros. Los esclavos empleaban una cuerda coloreada en diferentes puntos de la misma, de esta forma se indicaban los metros subidos y en que piso detenerse. ¿Cómo sabían cuando subir o bajar el ascensor? Para ello tenía instalada una campanilla que hacía sonar Nerón. Una maravilla moderna en el mundo antiguo.

Pero el ascensor no murió con Nerón, no fueron pocos los que adoptaron tal excentricidad para sus casas. Obviamente, solo los más pudientes podían permitírselo, aunque algunas insulae (los altos edificios de apartamentos de Roma y otras grandes ciudades) también los utilizaban.

Pero donde fructificaron fueron en los anfiteatros por dos motivos diferentes (en el Coliseo se han descubierto un total de doce). Una serie de ascensores se utilizaron para subir a los gladiadores, otros combatientes e incluso a las fieras, en diferentes partes de la arena. Era más práctico que las rampas situadas en los extremos de los anfiteatros, creando además cierto efecto, pues los espectadores veían a sus ídolos y bestias salir en la misma arena. El otro motivo era mover los diferentes decorados que se utilizaban en los anfiteatros, decorados temáticos la mayoría de los casos. Se ahorraba tiempo, dinero y esfuerzo, ya que todo surgía en la arena, desplazándose previamente por túneles.

Ascensores en Arcana Mvndi
Iniciador, como puedes ver en tus aventuras puedes emplear ascensores en las ricas casas de los más excéntricos, en los anfiteatros, en unas pocas insulae, e incluso en otros edificios públicos. Posiblemente no sean pocos los mulciberi que dispongan de ellos por puro divertimento.

Utilizando el ascensor en las aventuras
  • Ascensor oculto: puedes incluir para una escena en una aventura un ascensor secreto, oculto tras un panel de madera, y de esta forma desplazar a un adversario sin ser visto… aunque se le puede oír. Este se mueve utilizando una cuerda interior en la propia cabina. Gracias a un mecanismo de poleas puede moverse sin gran esfuerzo, pero estas pueden hacer cierto ruido, por lo que debe desplazarse con cierta lentitud. Los personajes deben descubrir de donde procede el ruido de cuerdas.

  • Ascensor pequeño: otra idea sería emplear ascensores de reducidas dimensiones como vehículo de un excéntrico malvado para llevar a cabo sus maquinaciones. Por ejemplo, para transportar a una habitación de invitados animales venenosos, como una araña, escorpiones o serpientes, y de esta forma atacar a sus adversarios.

  • Montacargas: un ilusionista de prestigio prepara una sala especial para realizar sus trucos y de esta forma impresionar a los pudientes de la época. Bajo la sala ha dispuesto varios montacargas. Cada uno de ellos ya está preparado con diversos escenarios, estatuas e incluso con bailarinas y gladiadores. El espectáculo consiste en subir los montacargas en los momentos adecuados del espectáculo. El ilusionista ha preparado la sala con poca luz y otros efectos visuales para dar mayor efecto.

  • Ascensor maldito: y si deseas emular las típicas películas de terror, podrías considerar que un antiguo ascensor está maldito pues su anterior dueño murió en su interior en raras circunstancias. Ideal para una tarde de extravagancias y rarezas.

Iniciador, espero que estas ideas te sean útiles en alguna aventura, o que al menos esta entrada te haya sorprendido.

No hay comentarios: