domingo, 23 de agosto de 2015

Calendario religioso romano: Festival de Bona Dea -1 de mayo y principios de diciembre-



Bona Dea, la “Buena Diosa”, una divinidad arcaica que representa la fertilidad de la tierra y, por extensión, de las mujeres; aunque también se la asocia a la castidad y la virginidad. Su culto es exclusivo para las féminas, los hombres tienen prohibido participar en sus ritos y festivales. Diosa de la herborista curativa, siendo una gran sanadora de hombres y mujeres.

El nombre de la diosa
Bona Dea es un seudónimo empleado para ocultar su verdadero nombre a los hombres, solo conocido por las vestales encargadas del culto a la diosa. Según algunos mitólogos romanos, tras el “falso” nombre de Buena Diosa se oculta Fauna o Fatua, que no sería otra que la esposa o hija de Fauno, deidad protectora de los bosques y el mundo agreste. Sin embargo, su nombre “oficial” es Maia Bona Dea ad Saxum, siendo esposa de Vulcano.
A veces se la denomina Fenta Fauna “la profetisa”, ya que envía profecías a las mujeres. Otros nombres y epítetos son Feminea Dea, Caelestis, Sancta, Lucifera, Regina Triumphali, Opifera, Agrestis, Sevina o, simplemente, Domina.
Algunos historiadores romanos especulan que su verdadero nombre es Damium, asociándolo a Deméter. A la sacerdotisa que realiza los sacrificios en su honor se la denomina Damiatrix.

El templo de Bona Dea en Roma
Cuándo fue fundado es un misterio incluso para los romanos. Sin embargo, Ovidio en sus Fasti V (150-160), nos describe someramente el posible origen del templo:

Templo de Bona Dea: situado en el punto rojo del mapa
“Mientra tanto, hay que cantar a la Bona Dea. Existe un peñasco en su sitio originario, que dio nombre al lugar. Lo llaman Saxum –simplemente “La roca”-; abarca buena parte del monte Aventino. En esta roca se había instalado en vano Remo el día de que los pájaros del Palatino dieron las primeras señales a su hermano. Los padres levantaron en una calva de suave ladera un templo que aborrece la mirada de los varones –los hombres no pueden entrar en el templo de lo diosa-. Lo dedicó una heredera de los clausii –Claudia Quinta-, cuyo cuerpo virginal no había tocado varón alguno. Livia lo restauró, con lo que imitaba y seguía a su marido punto a punto.”


Situado en el Aventino, barrio plebeyo. De hecho, de modo coloquial, a las mujeres panaderas y dulceras de este barrio se las llama a veces bonadensis. El famoso Saxum está situado en la misma ladera que el templo. Existe un antiquísimo santuario al aire libre junto a esta roca.
El perímetro del templo está amurallado, dividiendo en dos partes diferenciadas el conjunto templario: una sagrada, donde está el propio edificio del templo, las dependencias de las encargadas y el herbarium –un bosquecillo sagrado, jardín y huerto-; en la parte profana se hallan los dispensarios donde son atendidos los que acuden al templo para curar sus dolencias.
El acceso a la parte sagrada está solo permitido a las mujeres, sin importar condición social; los únicos hombres que pueden entrar son aquellos invitados por las vestales –pese a la santidad del lugar, las reparaciones y trabajos pesados requieren de artesanos y trabajadores fornidos-.
El templo es un célebre herbarium de plantas medicinales, cultivadas por las sacerdotisas en sus huertos. Acuden multitud de personas con diferentes dolencias en busca de medicinas, siendo muy popular y concurrido. Los hombres tienen permitido realizar ofrendas y solicitar esta ayuda médica.
Por el templo pululan multitud de inofensivas serpientes. Símbolo del poder de la tierra y, por lo tanto, consideradas sagradas y vinculadas a Bona Dea, aunque también a Terra, Ops o Ceres.
En el Occidente romano, como Italia, Hispania o Britania, los templos a Bona Dea imitan las características de su templo “madre” en Roma.

Festival de mayo
Se celebra en el templo del Aventino, oficiado por las vestales. En otras ciudades lo ofician vírgenes o matronas romanas. No pueden acudir durante el festival ni hombres ni animales machos: nada masculino puede estar presente –incluidos retratos o bustos-. A ambos festivales sólo acuden vírgenes y matronas romanas.
El templo se engalana con todo tipo de motivos florales y vegetales, representando el crecimiento, aunque está expresamente prohibido emplear mirto.
Se realizan libaciones de vino, aunque en un modo tanto picaresco. A este vino se le denomina “leche” –en latín lac-; de hecho, está prohibido llevar vino a este templo. Se sirve en unos recipientes llamados mellarii –vasos para conservar la miel-.
Tras la libación, se realiza el sacrificio. La Damiatrix se encarga de oficiarlo. Una cerda es la víctima propicia, ofrendando las entrañas a Bona Dea. Esta cerda recibe el nombre de Damium.
Tras los ritos se disfruta de un banquete en honor a la diosa; presente en su lectisternium –un triclinio sagrado-, representada en una estatua recostada junto a una serpiente. También se tiene especial consideración con la diosa Maia, que representa el crecimiento de todas las cosas vivas, sobre todo vegetales.
Flautistas y danzarinas, todas mujeres, amenizan el festival a lo largo de toda la noche. Se realizan juegos de todo tipo, todo bien regado con vino puro. En ocasiones estas largas vigilias terminan convirtiéndose en verdaderas orgías.

Festival de diciembre
Idéntico al de mayo, salvo por algunos detalles. En este caso no se realiza en los templos, sino en la casa de la esposa del magistrado principal de Roma –según el caso puede ser uno de los cónsules, pretor o el pontifex máximus (en tiempos del Imperio se trata del emperador)-. Las mujeres expulsan de la casa a todos los hombres.
Esta matrona de virtud intachable –al menos se le presupone-, es la encargada de oficiar las libaciones y los sacrificios, ofreciendo su hogar como templo. Las vestales trasladan allí la estatua de Bona Dea para que disfrute del banquete nocturno.

Mirto y vino
Según un mito Fauno azotó a su esposa –considerada en este caso como Bona Dea- con una rama de mirto por embriagarse con vino. Por ello, tanto el vino como el mirto están prohibidos en su culto.

Mala reputación
Para no pocos romanos este festival tiene mala reputación. La ingesta de vino puro –sin aguar-, el banquete nocturno y el que sólo puedan participar mujeres es extraño para la moral masculina romana –sin mencionar las orgías-. Sin embargo, al estar auspiciado por las vestales, poco pueden hacer para impedir que las matronas acudan al mismo.

lunes, 17 de agosto de 2015

Cultos de la antigüedad: Mercurio/Hermes



Iniciador, esta entrada te amplía un poco más la información que tienes en Arcana Mvndi Edición Integral página 239. El de Mercurio es uno de los cultos condenados, por lo que sería recomendable que solo fuese para tus ojos. ¡Lusitores, que Mercurio Psicopompo os visite si hacéis mal uso de esta información! Nota del autor: Espero, dagor, que esta entrada sacie parte de tu curiosidad. ;)

Hermes, el célebre heraldo de los dioses, que con sus pies alados viaja desde el Olimpo hasta el profundo Hades para guiar a las almas junto el barquero del Inframundo. El divino embaucador, siempre cambiante y en constante evolución.

Nombres
Mercurio, Hermes, Thot, Turms… muchos nombres para una deidad compleja, esquiva y polifacética; aunque tanto el romano Mercurio y el etrusco Turms son facetas de Hermes en esas civilizaciones. El egipcio Thot es otra cosa. En este caso es la fusión de dos deidades y se le conoce como Hermes Trismegisto.

Origen
En la mitología es hijo de Zeus y la pléyade Maya, hija de Atlas, siendo su lugar de nacimiento una cueva del monte Cilene, en Arcadia, la región más feraz del Peloponeso, siendo su lugar de culto más importante.
Nació el cuarto día del mes y desde entonces ese día y número le están consagrados. El miércoles, día de Mercurio –en Roma la semana empieza con el día consagrado al Sol, nuestro domingo-.

Símbolos
El célebre caduceo, no siempre con sus dos serpientes enroscadas; unas sandalias aladas; un pétaso –sombrero de ala ancha-; una capa de viajero o una clámide. A veces aparece con su espada de oro, con la que mató al gigante Argos, el-que-todo-lo-ve. Mercurio suele aparecer con su bolsa de monedas -marsupia-.
Como animales el morueco, símbolo de fertilidad; la tortuga, que recuerda la invención de la lira; o el gallo, anunciador del nuevo día.
 
Hérma
La primera manifestación de Hermes fueron los hérma, los mojones o pilares de piedra empleados para delimitar las fronteras, los caminos y las encrucijadas, siendo también símbolos de fertilidad y buena fortuna. Al principio solo se empleaban en Arcadia, y desde allí se difundió al resto de Grecia. En origen, los viajeros tiraban piedras en las zonas de los caminos que consideraban estaba “cargado” de algún tipo de poder divino, ya fuese positivo o negativo: una forma primitiva de conjurar el mal o de agradecer a las divinidades el camino ya recorrido. Otros viajeros, al pasar por el lugar, arrojaban piedras a su vez, formándose un montón de piedras que con el tiempo fueron estos primeros hérma.
En los hérma se suele representar a Hermes barbado. Sobre estos pilares se ponen figuras talladas de madera con símbolos fálicos, con la idea de expulsar el mal. A veces se representa a Hermes como un simple falo.

Dios polifacético
Debido a sus múltiples facetas, Hermes es patrón de multitud de profesiones mortales, inventor y conocedor de casi infinitas cualidades:

  • Dios de los pastores y cuatreros
Nada hay de malo en robar ganado, lo negativo es que te atrapen. El pastoreo requiere desplazarse por terrenos agrestes, montañosos y lidiar a menudo con animales salvajes y otros pastores. Hermes protege al ganado del hurto y le otorga fecundidad. Como dios-pastor inventó las herramientas asociadas a esa profesión, incluyendo la siringa –aunque la invención se suele atribuir a Pan-, así como la poesía pastoral y las fábulas con animales. Además, enseñó a los pastores un tipo de sencilla adivinación rústica: observando el vuelo de las abejas.

  • Dios de los comerciantes, ladrones y timadores
Patrón del comercio y el engaño, que al fin y al cabo, son similares. Hermes no hace distingos entre comercio legal y el fraudulento. Preside los mercados y ágoras. El ganado vacuno, caprino y ovino destinado al comercio está bajo su protección, así como la venta de grano. Entre los romanos se le considera padre de los dei lucrii –divinidades del lucro y el dinero-, y por ello a Mercurio se le representa con una bolsa llena de monedas: Esculanus sería el dios de las minas y las monedas de bronce, y Argentinus de las monedas de plata.

  • Dios guía de los muertos
Dios tutelar de los enterradores, las tumbas y las libaciones a los muertos. Como psychopompós guía las almas humanas al Hades. Tiene voluntad sobre los fantasmas y espectros.

  • Dios de los  viajeros, heraldos y embajadores
Protector de los caminos y las encrucijadas, garante de juramentos y la hospitalidad, y primer heraldo del mismo Zeus. Hermes se encoleriza con aquellos que no ayudan a los viajeros en sus viajes. El célebre caduceo –kerykeîon- es el cetro de madera de olivo que llevaban los heraldos en la antigua Grecia. Por ello se considera que Hermes es dios garante de la paz. El caduceo divino –o mágico- con el que se representa a Hermes fue un regalo de Apolo. Tiene el poder de dormir y despertar a voluntad a mortales, animales o seres sobrenaturales.

  • Dios de la palestra
Junto a Eros y Hércules, es patrón de las palestras y gimnasios, así como de las competiciones relacionadas con el atletismo. Los jóvenes atletas están bajo su protección.

  • Dios del lógos –lenguaje-
Una faceta importante de Hermes es la magistral forma en que emplea el lenguaje, siendo el dios de la elocuencia, la persuasión y los ardides. Astuto empleando artimañas y engaños. Enseñó a los mortales multitud de idiomas y la escritura. Junto a la titánide Mnemósine se le considera dios de la memoria y el aprendizaje. Por ello se considera que la sabiduría como una relevación divina también está bajo su patronazgo. Horacio llamaba a los sabios, poetas y doctos, favoritos de Mercurio –mercuriales viri-.

  • Dios de los presagios
Las aves enviadas desde los cielos para trasmitir los presagios de Apolo están bajo el patronazgo de Hermes. Los videntes solicitan su favor para distinguir a los pájaros ordinarios de las aves enviadas por Apolo.

  • Dios de los banquetes
Junto a Hestia, preside los banquetes. Siendo un dios-pastor gusta de los festejos con carne de ganado.

  • Dios del hogar y la hospitalidad
Junto a Zeus Herkeios y Hestia es protector del hogar. Es habitual en Grecia erigir pequeñas capillas a Hermes cerca de la puerta principal de la casa para evitar la entrada a ladrones.

  • Dios de los perros guardianes
Como pastor y garante de la protección del hogar, Hermes es patrón de los perros guardianes.

  • Dios del sueño
Tanto Hermes como Hypnos envían sueños a los mortales, teniendo ambos control sobre los oneiros –sueños-. De este modo trasmite sueños proféticos y pesadillas, incluyendo sueños enviados por los muertos. Hermes no tiene dificultad alguna en moverse entre las fronteras de la vida, la muerte y el sueño.

  • Dios de la astronomía y la astrología
Conocedor de estrellas, constelaciones y sus vinculaciones astrológicas. Su madre, una Pléyade y su abuelo Atlas, ambos relacionados con el firmamento estrellado. Sin olvidar al propio planeta Mercurio.

Inventiva hermética
A Hermes se le atribuyen multitud de inventos. Así al nacer creó la lira empleando el caparazón de una tortuga como caja de resonancia. Tras el robo del ganado a su hermano Apolo inventó el fuego para poder asar una vaca y los espetones para sujetar la carne, y de paso los sacrificios a los Doce Dioses.
En relación a la invención del fuego está en clara competencia y rivalidad con Prometeo. Ambos, eso sí, son dos divinidades que son amistosas con los mortales. Habría que aclarar que más que “inventar” el fuego, lo que hizo fue domesticarlo.

Culto
A Hermes se le erigen multitud de templos propios, aunque no es raro ver estatuas suyas en templos dedicados a otras deidades –especialmente en los de Venus/Afrodita-. También se pueden ver capillas en su honor en las palestras. Tiene especial relevancia en el santuario de Eleusis, siendo fundador de la estirpe de los Cérices, heraldos y sacerdotes encargados de los sacrificios.
En tiempos de Roma su culto está extendido por todo el Imperio, aunque tiene especial relevancia en la Galia y Britania al equiparse a varias divinidades gálicas –destacando Lugus y Teutates-, y en la Germania conquistada por Roma, donde se equipara a Wōđanaz –un arcaico Odín-. En Egipto se une al dios Tot, creando una singular divinidad sincrética, llamada Hermes Trismegisto.

Sacrificios
A Hermes se le suele ofrecer para ganarse su favor miel y pasteles, y en sacrificio cerdos, corderos y cabritillos –su favorito-, destacando el ofrecimiento de las lenguas de sus víctimas.

Competiciones de Feneo
En esta localidad de la Arcadia, uno de sus principales lugares de culto, se celebran unos juegos en honor a Hermes y Hércules llamados Hermaea. Los efebos –los adultos tienen prohibido participar- compiten en la palestra en diversas modalidades atléticas y pugilísticas. Entre los filósofos estos juegos se consideran demasiados violentos y rudos.

Templo de Vesta; los templos a Mercurio son similares, de planta circular
Templo principal en Roma
Cerca del Circo Máximo existe un templo a Mercurio desde el año 495 a. C., consagrado por el centurión primus pilus –alta graduación- Marco Laetorio a petición popular, que deseaba que el primer magistrado de origen plebeyo lo fundase. Antes de la consagración del templo instauró el collegium mercatorum –asociación de mercaderes. Desde ese instante el templo es lugar de comercio y negocios.

Mercuralia, festival en honor a Mercurio (15 de mayo)
Este es el principal festival consagrado a Mercurio como dios del lucro –con muy pocos escrúpulos, además-. Ovidio lo detalla en sus Fasti (V, 663-ss). Lo que no detalla el autor es que en la puerta donde se realiza el festival es lugar habitual de vagabundos y mendigos, muchos de ellos judíos:

“Nieto ilustre de Atlas, ven: una de las Pleyades te engendró antaño para Júpiter en los montes arcadios. Árbitro de la paz y la guerra entre los dioses superiores e inferiores, que corres los caminos con pies alados, feliz tocando la lira y feliz con la palestra refulgente, por cuyo magisterio aprendió la lengua a hablar cultamente, los padres te dedicaron en el día de los Idus un templo mirando al Circo Máximo: desde esa ocasión éste es tu día de fiesta. Quienesquiera que profesan la venta de mercancías te ruegan, ofreciéndote incienso, que les reportes ganancias. Hay un agua de Mercurio, cerca de la Puerta Capena –en Roma-; si cabe creer en los que la han probado, posee efectos milagrosos. A la fuente va el mercader vestido con la túnica y purificado con una urna sahumada, y coge agua para llevarse. Humedece con el agua una rama de laurel y con el laurel mojado salpica todas las mercancías que pronto han de tener otros dueños. Él también se moja el pelo con el laurel chorreando y pronuncia una plegaria con su voz acostumbrada a engañar: «lava los perjurios del tiempo pasado –dice- lava las palabras engañosas de días anteriores. Si te he puesto por testigo, o he invocado en falso el poder divino de Júpiter, en la creencia de que no iba a oírme, o si a sabiendas he engañado a otro dios o diosa, que los rápidos vientos del sur se lleven mis malas palabras y que el día siguiente me facilite nuevos perjurios y que los dioses de arriba no tomen cuenta de ellos, cuantos haya proferido. Únicamente, concédeme ganancias, concédeme disfrutar de las ganancias adquiridas, y haz que me sea de provecho engañar al comprador». Mercurio se ríe desde lo alto del que pide tales cosas, acordándose de que él había robado las vacas ortigias –vacas robada a su hermano Apolo el mismo día de su nacimiento-.”

El culto a Mercurio/Hermes según el Pacto Secreto
Considerado uno de los Cultos Condenados por no adscribirse al Pacto Secreto. No se le considera hostil ni aliado en su conjunto, teniendo en cuenta que se trata de un culto extenso pero fragmentado en multitud de collegia –asociaciones-. Sus miembros, por norma, tienen buenas relaciones con el culto a Minerva, Venus y Júpiter y, aunque sea contradictorio, con el culto a Apolo. Un equilibrio precario y complejo.
Incluso algunos pocos mercuriales son miembros asociados del Pacto, como por ejemplo, Sypilo Liviaco, argentario y nummularius –cambista de moneda- de Praeneste. No debe olvidarse que Praeneste es la sede del Pacto. Sypilo está adscrito al culto a Júpiter, aunque las malas lenguas dicen que “trabaja” para las dominae.
Pero la faceta más curiosa de este culto es el trato especial que tiene con diversos grupos taumatúrgicos con los que mantienen una estrecha relación. Las congregaciones y cultos suelen requerir los servicios de mercuriales para resolver conflictos o problemas creados por taumaturgos, o simplemente para contactar o negociar con ellos.

¿Cómo se denominan a los teúrgos de este culto?
Los teúrgos del Pacto Secreto los llaman oficialmente mercuriales; aunque a causa de la complejidad del culto, a veces, se les denomina herméticos debido al ascenso de los seguidores del egipcio Hermes Trismegisto y su doctrina llamada hermética. Un apodo despectivo que se emplea en la Galia hacia ellos es la de corvus/corvi –cuervos-, animal asociado a Lugus. En este caso el cuervo se asocia al mal, la destrucción y la guerra. Se considera a los mercuriales gálicos demasiado influenciados por los vergobretiiArcana Mvndi Edición Integral página 76-.

Collegia mercuriales
Estos teúrgos/taumaturgos se asocian en collegia, grupos de pequeño tamaño afincados en una ciudad o lugar de culto. Abundan en el oriente del Imperio, especialmente en las provincias de Acaya, Asia, Siria y Egipto. Sin embargo, son muchos los mercuriales que no están adscritos a ningún collegium.

Misterios y Arcanos
Los mercuriales conocen un Misterio llamado Terminus, exclusivo de su culto –aunque se cree que algunos viatores del culto a Neptuno tienen ciertos conocimientos del mismo-. Este Misterio afecta los viajes, los caminos y fronteras, ya sean tanto físicos como metafísicos o sobrenaturales.
Como segundo Misterio conocen Sapientia, aunque se sabe que emplean numinae de otros Misterios, como Divinatio o Fortuna.
Pero los que los hace singulares es la utilización de Arcanos taumatúrgicos, como Alquimia, Astrología, Demonología, Humanitae, Hypnos y Nigromancia.

Algunas numinae del Misterio Terminus
A continuación unos ejemplos de Terminus:

Laurel de Mercurio Evo Ter Fid 1
Característica: constitución
Parámetros: especial (un día), físico, individuo
Esta sencilla evocación ayuda y protege al viajero contra las posibles inclemencias y dificultades del viaje, ya sea por tierra o mar. Creas una reserva de puntos extras igual a los éxitos al realizar la numina. Estos puntos se pueden utilizar para resolver cualquier problema relacionado con el viaje, incluidos los de índole sobrenatural. Se pueden emplear después de realizar la tirada –ver página 148 de Arcana Mvndi Edición Integral: Puntos extras-. Al anochecer esta reserva de puntos se extingue.
Lo primero que necesitas es una rama de laurel utilizada en una Mercuralia. Poco antes del amanecer –que suele ser cuando se inicia la jornada de viaje- debes situarte frente a un hérma, puerta de ciudad o encrucijada, que simbolizan el límite o frontera. Allí, empapando la rama con agua y sosteniéndola en horizontal frente a ti, se solicita la ayuda y protección de Hermes Enodios, Hermes Hegemonios y Hermes Pompaios, epítetos relacionados con los viajeros: Hermes en el camino, que guía y acompañante, respectivamente. Si la rama se rompe se extingue la numina.

Nota para el Iniciador: es habitual que las numinae del Misterio de Terminus empleen tres epítetos diferentes dirigidos a Hermes, ya que se considera que es una divinidad “triple”.

Kynánches Evo Ter Gra 1
Característica: destreza
Parámetros: escena, medio, grupo
Esta evocación afecta a los perros guardianes de los domicilios, villas o comercios. No afecta  a los perros de los campamentos romanos o templos. La numina afecta de varias formas:


  • Con un éxito, impide a los perros ladrar. Además, cada éxito indica un -1 a las tiradas que necesiten realizar los canes para descubrir a los intrusos y moverse –paraliza los cuartos traseros-.
  • Si se logran tres éxitos los perros quedan profundamente dormidos –se trata de un sueño natural, pueden despertar si se les molesta-.
  • Si se logran cinco éxitos los perros fallecen por asfixia. Este efecto es el que da nombre a la numina, siendo uno de los apelativos de Hermes: kynanches, “ahorcaperros”.
Para realizar la numina se requiere tener semillas de kínanchon, que son pequeñas, muy duras y negras. Se arroja un pequeño puñado con la mano izquierda hacia el objetivo –se trata de un acto simbólico, no es necesario verlo, por ejemplo, si se considera que dentro de una domus o villa hay perros guardianes, se arroja contra la puerta de la casa o muro exterior de la villa-.

Nota para el Iniciador: kínanchon significa “que ahoga al perro”. Se trata de una planta venenosa para los perros si la ingieren. Se les da en esos casos untada en manteca de cerdo. También se la llama matacán.

Enodatio Evo Ter Gra 3
Característica: destreza
Parámetros: especial, corto, individuo
Esta evocación libera de ataduras a un objetivo. Para ello necesita obtener un número de éxitos igual a la dificultad de la atadura entre cinco. Por ejemplo, un grillete que tenga una dificultad de 15+ para ser abierto –con ganzúas y otros métodos-, necesita de tres éxitos. Actúa solo sobre objetivos vivos que estén apresados, ya sea con cadenas, cuerdas u otro método, incluidos los sobrenaturales. Si se empleasen varias Enodatio simultáneamente sobre un mismo objetivo, los éxitos se sumarían.
Para realizar la numina se evoca en un susurro la ayuda de Hermes Mechaniotes –“tramposo, embustero”-. En el caso de éxito, posteriormente y en el plazo de una semana, debe sacrificarse a Hermes un cabritillo, o este buscará la forma de que vuelvan a atar a su liberado.

Nota para el Iniciador: se creativo en este último aspecto. Hermes no tiene que apresar a su desagradecido liberado el mismo día. Es una divinidad paciente, astuta y creativa.

¡Que Hermes Eriounes me sea propicio y no le haya ofendido enseñando algunos de sus secretos!

lunes, 10 de agosto de 2015

Familias romanas: gens furia

Denario acuñado por la gens furia en tiempos de la República, representando al dios Jano a la sinistra y un trofeo militar a la diestra
En Arcana Mvndi esta es una de las siete familias que conforman el llamado Septemviratus, el cual controla y arbitra el culto a Júpiter a finales del siglo II. Aquí vamos a detallar un poco más la naturaleza de esta gens, sin desvelar los secretos que se detallan en Arcana Mvndi Edición Integral página 259.

Origen
Una de las familias más antiguas y distinguidas ya desde tiempos de la República. Muchos historiadores romanos, incluyendo los que pertenecen a esta familia, consideran que la gens furia procede de la ciudad latina de Tusculum, aunque no existe certeza de ello. En aquellos tiempos arcaicos el nombre de la familia se escribía fusius, lo que puede llevar a confusión.
Otra teoría considera que proceden de la pequeña ciudad de Medullia –igual que la gens hostilia-, el noreste de Roma, ciudad conquistada por el rey romano Anco Marcio en el siglo VII a. C. De hecho, el cognomen más antiguo conocido es medullius.
En tiempos de la República muchos de sus miembros fueron cónsules, siendo el primero Sexto Furio Medullino Fuso en el 488 a. C.

Praenomen
Los furii utilizan ciertos praenomina, no todos: Lucio, Marco, Publio, Quinto, Sexto y Spurio. Además de emplear Agrippa como praenomen, algo único entre dos familias: la gens furia y la gens menenia. Los furii pacili utilizan Gayo, y los furii brocchi utilizan Gneo y Tito.
Sin embargo, ya en tiempos del Imperio esta costumbre se va relajando, salvo en sus miembros más tradicionalistas.

Cognomina
A lo largo de los siglos la familia ha ido extendiéndose, fragmentándose en numerosas ramas, siendo estas sus cognomina: Aculeo, Bibaculus, Brocchus, Camillus, Crassipes, Luscus, Medullinus, Pacilus, Philus y Purpureo. Como una extensión más del nombre, las ramas medullina y pacila, emplean además fusus, como por ejemplo, el nombre del primer cónsul: Sexto Furio Medullino Fuso.
  • Aculeo es una cognomina singular. Muy pocos lo poseen, siendo una especie de título de honor en la familia. Significa “sutil, agudo, palabra picante”, haciendo referencia a la agudeza mental, a ser mordaz y elocuente, haciendo daño como si de un aguijón de abeja se tratase. El primer miembro de la familia en utilizar este apelativo actuaba como abogado.
  • Brocchus en origen era un apodo: “dentudo, que tiene la boca muy saliente”.
  • Camillus es un título que hace referencia a los jóvenes patricios que sirven a los sacerdotes en los altares.
  • Crassipes era en origen un apodo que hace referencia a la torpeza al andar o la gordura en las piernas.
  • Luscus es un apodo que significa “miope, corto de vista”. También empleado por las familias annia y aufidia.
  • Philus significa “amigo, amante”, de origen griego. No requiere mayor explicación.

Marco Furio Camilo (446-365)
El miembro más grande y respetado de la familia, considerado en parte precursor de la rama teúrgica de la gens furia. Un personaje complejo y admirado, que llegó a ser nombrado “Segundo fundador de Roma”.
Brillante militar y estadista de principios de la República, venció a diversos pueblos etruscos, destacando el asedio y destrucción de Veyes -396 a. C.-, la gran rival de Roma de aquellos tiempos, tras una guerra que duró diez años. Logró un ingente botín, entre ellos una estatua de Juno Regina. Entró en Roma en una cuadriga tirada por caballos blancos, y el rostro teñido de rojo, algo reservado exclusivamente a Júpiter: lo que posteriormente sería una entrada triunfal. Durante años siguió su lucha contra diversos pueblos itálicos, ya fuese como tribuno consular o como dictador. Por sus éxitos militares, Roma se convirtió en la ciudad más poderosa de Italia central; muchos pueblos se aliaban a ella por el respeto y admiración que Camilo despertaba.
Tiempo después, acusado de malversar o de distribuir injustamente el botín obtenido en Veyes, se exilió a la ciudad de Ardea; ciudad que se cree fundada por Dánae, madre de Perseo.
Mientras tanto, Roma se revolvía en problemas sociales entre la plebe y los patricios. Camilo siempre defendió sus intereses familiares y aristócratas, aunque también fue un gran reconciliador, construyendo un templo a la diosa Concordia como prueba de ello.
Poco después, los galos liderados por Brenno invadían el Lacio, derrotando estrepitosamente a los romanos en la Batalla del río Alia. Saquearon Roma, produciéndose el famoso episodio del ¡Vae Victis! (¡Ay, de los vencidos!). Solo el Capitolio quedó a salvo.
Un mensajero llegó hasta Camilo, última esperanza de los romanos, y este, gracias a su experiencia y autoridad, organizó un ejército que venció a los galos, salvando a la ciudad y recuperando los tesoros de Roma. Aclamado por ello como “Segundo fundador de Roma”. Roma no volvería a ser tomado por ningún enemigo extranjero hasta siete siglos después.
Murió con ochenta y dos años, durante una epidemia de peste.

Secretos del Pacto: el tesoro de Camilo
Guerreó en numerosas regiones y ciudades del Lacio y Etruria, logrando reunir un tesoro de objetos de culto, libros sagrados y reliquias, aprovechando su condición de dictador. Este tesoro es propiedad de las gens furia. Obviamente, estos niegan la existencia de dicho tesoro, pero las malas lenguas hablan de numerosas estatuas arcaicas obtenidas en Veyes y Falerii –ciudades etruscas-, capaces de realizar multitud de efectos sobrenaturales, como emitir oráculos y acertijos, contactar con espectros y fantasmas de antepasados; libros que describen secretos relacionados con Júpiter y sus rayos; sepulcros capaces de prolongar la vida; de una reliquia que perteneció a Dánae...

Los furii del siglo II
La gens furia en tiempos imperiales, sin dejar de ostentar poder e influencia, ya no tiene la relevancia de antaño en primera línea. Se han vuelto discretos, “provinciales”, amantes de la sabiduría. Nada de batallas. Se contentan con poseer numerosas villas en la Galia -su término preferido-, un ejército de esclavos y ser mecenas de multitud de filósofos, médicos y abogados -muchos de ellos fieles-. Pero claro, ¿quién puede realmente creer que los furio son simples terratenientes ociosos?

viernes, 7 de agosto de 2015

Calendario religioso romano: Vinalia -23 de abril y 19 de agosto-

Vendimia
Festival de la cosecha vinícola en el que se honra a Júpiter y Venus Ericina por la protección de las viñas contra las tormentas y el mal tiempo en general, aunque lo realmente importante es la degustación del vino nuevo y la protección de la nueva vendimia.

Festivales vinícolas
Dos son los festivales que reciben el nombre de Vinalia. La del 23 de abril se conoce como vinalia urbana, priora o prima; el segundo festival, celebrado el 19 de agosto, recibe el nombre de vinalia rustica, realizándose antes de la cosecha y el prensado del vino. Entre estos dos festivales “vive” el año agrícola del vino.

Vinalia urbana 23 de abril-
Oficiado por el Flamen dialis, sacerdote de Júpiter, se abren los recipientes en los que está contenido el vino joven tras un año “durmiendo”. La apertura de estos recipientes es un acto solemne: el vino no es asunto baladí para cualquier romano o griego que se precie.
La primera libación se ofrece a Júpiter, como señor del tiempo atmosférico, honrándole para solicitar buen tiempo o lluvias, según sean necesarias, imprescindible para el óptimo crecimiento de las viñas. Esta libación se realiza en el templo a Venus situado en el Capitolio, y recibe el nombre de calpar, “vino reciente, nuevo”, también “recipiente de madera donde se mide el vino para su venta”, o colodra.

Tras la libación se prueban estos nuevos vinos, acto de regocijo si los caldos obtenidos son de calidad. Por razones obvias, ese día se celebra con el consumo de grandes cantidades de vino.
Los vinos más suaves y delicados, para consumo humano –vinum spurcum- estarán bajo la protección de Venus. Los más fuertes y generosos, y utilizados para actos sacramentales –vinum temetum-, estarán bajo la protección de Júpiter.

Vinalia rustica -19 de agosto-
De marcado carácter popular y plebeyo, y más orientado a Venus que a Júpiter. Sin embargo, el Flamen Dialis preside el festival: el día está consagrado a Júpiter, no a Venus –según el autor Varrón-. Este sacerdote sacrifica una cordera, en un rito conocido como auspicatio vindemiae. Antes de ofrecer las vísceras a Júpiter, arranca un racimo de uvas. Se realiza un auspicio para conocer el clima del año vinícola y determinar si Júpiter será benévolo o no.

Algunos autores consideran que el sacrificio de la cordera se realiza en honor de una deidad ya casi olvidada, pero emparentada con una Venus arcaica.

Venus en el jardín
Venus está asociada a los jardines, ya sean rústicos o urbanos, en los que es habitual el cultivo de viñas, bebida de suma importancia en la alimentación de los romanos. Por ello en este festival, tanto la diosa como Júpiter, gozan de gran reverencia entre las gentes. Las chicas jóvenes, y no pocas prostitutas, ofrecen ese día a Venus Ericina mirto y menta, o bien rosas, solicitando que las hagan “bellas, célebres y encantadoras”.

Pero el festival, ¿a qué divinidad está consagrado?
Para los antiguos, este festival tiene un origen complejo y contradictorio, en la que dos divinidades se “pelean” por ser el protagonista.

Algunos autores aseguran que en origen el festival estaba consagrado únicamente a Júpiter, y que Venus en este caso es una advenediza.

Según algunos autores, como Tito Livio, consideran que se honra a Venus Ericina en este festival en abril al inaugurarse su templo junto a la Puerta Colina en Roma un 23 de ese mes en el 181 a. C.; otros autores aseguran que se la honra el 19 de agosto al abrirse por primera vez las puertas del templo a Venus Obsequens en el 295 a. C.

Aunque lo más probable es que el Estado romano honrase a Júpiter, y la plebe a Venus.

Los Vinalia de Ovidio
Este gran autor nos narra, en los Fasti (863-ss.) ciertos detalles del festival, su origen y porqué esta dedicado a dos divinidades:

“Muchachas del pueblo, celebrad la victoria de Venus. Venus es apropiada para los requerimientos de las que tienen muchas profesiones. Ofreced incienso y pedid belleza y el favor popular, pedid palabras amables y convenientes a las bromas, ofreced a la señora la hierbabuena que ella agradece y el arrayán que es lo suyo y cuerdas de junco ocultas en montones de rosas. Ahora es oportuno visitar el templo vecino a la puerta Colina; el nombre lo tiene de la colina siciliana. Cuando Claudio barrió con las armas a la aretúside Siracusa y te conquistó con la guerra a ti, Érice, Venus fue trasladada en virtud de un oráculo de la longeva Sibila, y prefirió que se la venerase en la ciudad de su origen. Así pues, ¿me preguntáis por qué llaman al festival de Venus los Vinalia y por qué motivo pertenece este día a Júpiter? Había guerra por ver quién sería el yerno de la latina Amata, si Eneas o Turno. Turno se atrajo la ayuda de los etruscos. Mecencio era ilustre y, con las armas en las manos, feroz, y, si grande a caballo, a pie era más grande aún; Turno y los rútulos intentaron atraérselo a su partido. Frente a esos intentos, habló de la siguiente manera el caudillo etrusco: «El valor que poseo me ha costado caro; pongo por testigos mis heridas y las armas que tantas veces manché con mi sangre. Tú, que me pides auxilio, reparte conmigo una recompensa que no es grande: los próximos mostos de tus lagares. El asunto no requiere tardanza alguna: a vosotros os corresponde dar, a nosotros, vencer. ¡Cómo desearía Eneas que yo me hubiera negado a esto!». Los rútulos estuvieron de acuerdo. Mecencio se puso a las armas; Eneas se las puso, y habló Júpiter: «El enemigo ha prometido su vendimia al rey tirreno; ¡tú, Júpiter, te llevarás el mosto de la viña del Lacio!». Prevalecieron los votos mejores. El soberbio Mecencio sucumbió y atronó la tierra con su pecho rabioso. Había llegado el otoño, manchado con las uvas prensadas: hicieron entrega del vino debido a Júpiter, su acreedor. Desde entonces el día se llamó de los Vinalia. Júpiter reclama ese día y disfruta participando en su fiesta.”