martes, 31 de enero de 2017

Calendario religioso romano: Sacrum anniversarium cereris –24 de agosto-

Deméter y Perséfone
Festival en el que se conmemora el reencuentro –inventionem proserpinae- entre Ceres y Proserpina, siendo en esencia un rito griego adoptado por la religión romana.

¿Cuándo se celebra?
Difícil de precisar por la escasez de fuentes al respecto, aunque la mayoría de autores considera que es tras el 2 de agosto, otros la sitúan con precisión el 24 de agosto, coincidiendo con la apertura del mundus Cereris. Nota del autor: personalmente, me decanto por esta última opción, ya que coincide con la fecha tradicional del reencuentro entre Deméter y Perséfone.

Inventionem Proserpinae
Según narra el mito griego, la hija de Deméter, Coré –después llamada Perséfone-, fue secuestrada por Hades, el dios del Inframundo. Este mito fue acogido por los romanos sin reservas, adaptándolo a sus divinidades. En este caso los protagonistas serían Ceres, Proserpina y Dis Pater.
El gramático Servio lo detalla: “Cuando Ceres blandía sus antorchas buscando sobre la entera faz de la tierra a Proserpina, que había sido abducida por Dis Pater, la llamó a gritos donde las encrucijadas encontraban tres o cuatro caminos. Por esta razón, se conserva la costumbre en sus ritos las lamentaciones de las matronae en las encrucijadas.
Al encuentro de Ceres y su hija Proserpina se le denomina inventio, que significa precisamente “encuentro”. Por todas esas razones, este festival es exclusivo de las mujeres, siendo en esencia, muy similar a las Thesmoforias, una de las celebraciones más populares del mundo griego.

Un resumen de las Thesmoforias
Se describe este festival griego, que sirve como modelo al romano, aunque este tenga algunas diferencias, como la fecha de celebración y otros detalles.

  • Las tesmoforias, que significa “la que aporta las leyes”, son fiestas dedicadas a Deméter y Coré en las que sólo participan mujeres ciudadanas, estando excluidas las solteras y las de mala fama o vida desordenada, así como los hombres. Se celebran del 11 al 13 del piapepsión – entre octubre y noviembre-, aunque en Siracusa duran diez días-. Sus ceremonias son un misterio reservado sólo a las iniciadas. Su función es propiciar la cosecha del nuevo año, así como la fertilidad de las mujeres. Durante las fiestas las mujeres suelen dirigirse frases obscenas, ya que la diosa cuenta el mito, cuando estaba entristecida rió debido a frases de este tipo. El primer día, llamado ánodos, es para preparar el lugar de celebración, donde las mujeres acampan en tiendas. En ese mismo día, las mujeres descienden a una fosa, donde previamente se han arrojado cerdos, cuyos restos están ya podridos. Estos restos se mezclan con grano ofrecido a la diosa, siendo posteriormente utilizado como abono en los campos. El segundo día, llamado nesteía, es de abstinencia, ya que se trata de un día en el que se recuerda la pena sufrida por Deméter durante el rapto de su hija Coré, por Hades, a los infiernos. El tercer y último día, llamado kalligeneia, que significa “la bien nacida”, se ofrece un banquete, se celebran juegos y danzas voluptuosas y de carácter ligero. Al final se realiza un sacrificio. Estos ritos están relacionados con los misterios de Eleusis y Enna, siendo secretos.
Apuntes de Cicerón y Varrón
Ambos autores consideran este festival como un initia –iniciación religiosa secreta-, siendo similar a los Misterios de Eleusis, uno de los más importantes y célebres santuarios de Deméter en el mundo antiguo. En Eleusis, sin embargo, sí está permitida la iniciación ritual a hombres y esclavos.

El festival
Popular entre las mujeres de alta condición social, siendo imprescindible ser ciudadana casada para asistir al mismo. Participan del festival ataviadas de blancos, portando las primicias del campo: esos son los únicos sacrificios permitidos, nada de sangre; así como pasteles, miel e incienso. Es obligatorio, como condición sagrada, abstenerse de cohabitar con sus maridos durante nueve días.
Las matronae se sitúan en las encrucijadas, donde se lamentan como plañideras, realizando una procesión y sacrificios incruentos.

Mundus Cereris
Algunos autores, que sitúan este festival el 24 de agosto, mencionan que el sacerdos Cereris –sacerdote de Ceres, de origen griego y soltero- abre ese día el mundus, una apertura al Inframundo, por la que los di manes, los espíritus de los muertos, invaden el mundo de los vivos. Se trata de un día considerado religiosi, en el que está prohibido casarse, iniciar campañas militares y las comitia –asambleas de ciudadanos-.
Este mundus es similar a la fosa por las que las mujeres descienden el primer día en las Thesmoforias. Desgraciadamente, desconocemos la naturaleza exacta de esta apertura y su localización.

Otros días en los que el mundus Cereris se abre, son el 5 de octubre y el 8 de noviembre.

No hay comentarios: