viernes, 3 de marzo de 2017

Calendario religioso romano: Volturnalia -27 de agosto-

Volturno
Festival en honor a Volturno, divinidad del Tíber y del río Volturnus.

Volturnus
Divinidad arcaica, cuyos orígenes y naturaleza son oscuros incluso para los romanos –se cree que su culto fue instaurado por Numa Pompilio-. Posee un sacerdote propio, el flamen Volturnalis, lo que prueba su antigüedad; sin embargo, las reformas religiosas llevadas a cabo en el siglo IV a. C. ocultan la naturaleza del dios.
Se considera que Volturnus es un nombre antiguo y en desuso del propio río Tíber, aunque esta teoría es casi imposible de probar. Su nombre puede derivar de volvere, “rodar, dar vueltas, recorrer”, en relación a las corrientes fluviales y los remolinos que se forman en los ríos. Incluso se considera que su nombre podría traducirse como "viento fluvial".
En su escasa mitología es padre de Juturna, ninfa de las fuentes y manantiales. Posee una fuente –lacus Juturnae- y altar al sur del foro romano, entre el templo de Vesta y el de Cástor y Pólux. Se dice que sus aguas tienen poderes sanadores.

Volturnus y Volturnum
En Campania, al sur de Roma, existe un río llamado Volturnus y una ciudad llamada Volturnum –puerto cerca de Capua y Casilinum-. El río siempre gozó de importancia militar y comercial. Volturnum fue ciudad fundada por los oscos, tomada, posiblemente, por los etruscos en sus conquistas del sur italiano. Colonia romana desde el 195 a. C. Una vida agitada en tiempos de la República.
Algunos autores consideran que el romano Volturnus es similar al etrusco Vertumnus, dios similar a Baco; cuando Roma tomó Volturnum adoptaron a esta divinidad, cambiando en algo su naturaleza, mezclándola con el nombre del río campano.
Otros, sin embargo, aseveran que se trata de una deidad samnita –de gran importancia en Casilinum-, adoptada por Roma tras la conquista de la Campania. Resulta curioso que al norte del río se encuentre el Ager Falernus, célebre por sus viñas y vinos.

El viento Volturno
Plinio el viejo o el poeta Lucrecio, entre otros, consideran que esta deidad es la misma que el viento de mismo nombre, el Volturno –“el Volturno, que resuena en el cielo”; al que Plinio llama «bochorno, el viento que quema»-. Viento del este, equiparable al Eurus griego –el actual siroco-. Considerando que el festival se realizaba para aplacar la posible sequía debido a la sequedad de ese caluroso viento.
El experto Columela, lo explica de esta forma, poniendo como ejemplo la Bética: “De hecho, mi tío paterno Marco Columela, varón versado en nobles saberes y el más diligente agricultor de la provincia Bética, asombraba sus viñas en tiempo del orto de la canícula –mediados de verano- con esteras de palma, dado que habitualmente, por los días en que sale ese astro, algunas comarcas de la región se ven afectadas por el viento del sureste (que la gente del país llama «bochorno») hasta el punto de que el fruto se abrasaría como por obra de una vaharada de fuego si las vides no recibieran sombra mediante tendales.”

Nota del autor
Desgraciadamente, apenas sabemos nada del festival, aunque se considera que se celebraban banquetes, con abundante vino y, quizás, algún tipo de ludi.

Localización del río Volturno en Campania

2 comentarios:

Mario Jiménez Pérez-Cejuela dijo...

Se corta uno de los párrafos.

Adrián T. Rodríguez dijo...

Ave Mario
Lo dejé así para darle misterio :)
¡Arreglado y gracias por el aviso! ;)