viernes, 4 de agosto de 2017

Calendario religioso romano: dies natalis del templo a Honos y Virtus -17 de julio-

Sestercio de oricalco acuñado por Vitelio (69 d. C.) representando a Honos y Virtus
Aniversario del templo dedicado a Honos y Virtus, dos cualidades divinizadas por los romanos (y por los griegos).

Virtus
Esta divinidad encarna el conjunto de cualidades que dan al hombre su valor físico y moral, es su carácter distintivo, lo que le convierte en un “hombre”. De virtus deriva la palabra virtudes, sus dotes, su calidad. Hace especial referencia al valor guerrero, a la cualidad de un milite o un general, al coraje o la excelencia en el ejercicio del arte militar. Por ello no es raro que se le asocie con Honos, el honor. Su equivalente griego es la diosa Areté.
Se la representa, a menudo, como un joven ataviado con una simple túnica y una lanza (o jabalina). A veces se le ve portando un casco y un escudo. Siendo una virtud militar no se le suele representar con un aspecto bélico fiero. Incluso en numerosas monedas se le representa como una joven con atributos militares.

Honos
De igual forma que Virtus, esta deidad hace referencia especialmente a su aspecto bélico, siendo el honor ganado en batalla. Representa tanto el honor como el respeto y la honra en el mundo militar, destacando su devoción entre el orden ecuestre. En cierto sentido también es el honor debido a Roma. Así, en las legiones, los centuriones honran el Honos Aquilae, el emblema de la legión, al que consideran sagrado.
Se le suele representar como un joven con armadura sosteniendo un globo que simboliza el mundo y una rama de olivo; a veces sostiene una cornucopia en la mano izquierda y una lanza en la derecha.

Aedes Honos et Virtus
Situado en lo que era las afueras de la ciudad en época republicana, muy cerca de la Porta Capena –Regio I de Roma, al sureste-. Posee dos capillas, cada una dedicada a una deidad: Honos, la más antigua, y a Virtus. Antes de su construcción en la zona se encontraba una aedicula Camenarum, una pequeña capilla dedicada por Numa en honor de las Camenas. Se encontraba dañada por la caída de un rayo, así que durante un tiempo estas diosas compartieron espacio con Honos y Virtus, hasta que fue trasladada al templo de Hércules Musarum (ver el festival de la Carmentalia para más información sobre las Camenae).
El templo original fue inaugurado por Q. Fabio Máximo Verrucoso el 17 de julio del 234 a. C. tras una guerra contra los ligures, siendo su dies natalis. Este general le había prometido el templo a Honos si vencía.
En el 222 a. C., M. Claudio Marcelo venció a los insubres en la batalla de Clastidio en el norte de Italia, prometiendo un templo a Honos y Virtus. De esta contienda destaca que Claudio Marcelo obtuvo una spolia opima, un singular botín de guerra: solo se puede obtener este honor al combatir y ganar a un oponente en combate singular. El oponente, claro está, es el comandante del ejército adversario. En este caso se trató de Viromaro, el rey de la tribu celta de los gaesetae.
Claudio Marcelo, tras la toma de Siracusa (214-212 a. C.), renovó sus votos de dedicar el templo a Honos y Virtus. En el 208 a. C., ya en Roma, intentó dedicar el mismo templo a las dos deidades, provocando la ira de los pontífices, que alegaban que era imposible inaugurar un solo templo a dos divinidades de ese modo. Tito Livio, en su Historia de Roma XXVII (25, 7-9), lo detalla: “A Marcelo lo retenían en Roma una serie de escrúpulos religiosos que se le venían a la mente, entre ellos el hecho de que en Clastidio, durante la guerra con la Galia, había prometido con voto un templo al Honor y el Valor pero los pontífices ponían inconvenientes a la dedicación del mismo, diciendo que en rigor un único santuario no podía ser dedicado más que a una única divinidad, porque si era alcanzada por un rayo o tenía lugar en él algún hecho portentoso, la expiación iba a ser problemática al no poder saber a cual de los dioses se ofrecía el culto, pues propiamente una sola víctima no puede ser sacrificada a dos dioses salvo que estén bien determinados.”

Por lo tanto, se restauró el templo a Honos y se construyó una nueva capilla para Virtus. De ese modo el aedes tiene una capilla doble –gemella facie-. Fue inaugurado por su hijo Marcelo en el 205 a. C. En su interior eran abundantes los tesoros y obras de arte, donadas por Claudio Marcelo tras la conquista de Siracusa. Desgraciadamente, en tiempos del Imperio, muchos de estos tesoros han desaparecido.
El emperador Vespasiano restauró el templo –posiblemente dañado tras el incendio del principado de Nerón o a causa de la caída de un rayo-, encargando a dos notorios pintores, Cornelio Pino y Atio Prisco, su decoración.

Ubicación de la Porta Capena

No hay comentarios: